martes, 9 de diciembre de 2014

tomate una garomba

como me gustaria ser de esas personas que todo les chupa un huevo. a ejercitar el teflonismo, nena.

by the way, un dia de mierda.

lunes, 8 de diciembre de 2014

Dilema

Cumpli 39. una amiga me trajo sushi hecho por ella, deli, que encanutè y comì al dia siguiente de mi cumple. decidi inaugurar una nueva rutina rumbo a los cuarenta. cada dìa un mimo para mi. de mi para mi. ese dia almorzar sushi, al siguiente ver dos pelis seguidas tirada en el sillón. hoy lunes sacar de la galera una ensalada de mejillones. mañana salir a correr. y asi.
entonces pensé que tendría que llevar un cuadernito. o abrir otro blog. y ya el mimo se convertiría en obligación y seguro algún dia me olvido de registrar o escribir o lo que sea. cuestión que voy dejando por aca, asi de paso vuelvo al abandonado.

lunes, 24 de noviembre de 2014

Viernes de locos

Volviendo por rivera frente al cementerio del buceo, accidente bajo la lluvia. paramos a ayudar. termino a los gritos con una mujer policía y el imbécil de su compañero.

te juro que tercer mundo mal. bronca e impotencia. tantas ganas de cambiar esas mierdas. mientras el pobre pibe tirado abajo de la lluvia.

Sorpresa

Vinieron amigos de baires de sorpresa. uno de los hitos del año. felicidad total. resignificacion de unas cuantas cosas. poner las cosas en su sitio, bah.



sábado, 1 de noviembre de 2014

Copyright

Se me ocurre la brillante imagen de: tengo el cerebro lleno de post it. le cuento a una amiga. ah, si, como en la película, me dice. película, que película? una de Sarah Jessica Parker. que es asi, re ocupada, madre, trabaja, esposa, viaja, no da màs, tipo nosotras. ah, si claro, como ella pero sin glamour. mas deprimente, ponele.

vocacional

veo como arma un proyecto de costura y me admiro. claro, es ingeniera. entonces yo tendría que poner una foto de las posturas inverosímiles que hago cunado corto tela. gajes de profe de educación física, supongo.

martes, 28 de octubre de 2014

Super Raton no es Herby, pero casi

Salgo del local recontra cargada, 30° en octubre y siete cajones llenos de galletas y alfajores por entregar.
Apurada, cartera colgando, llave en mano y el auto que empieza a hacer el ruidito previo a activar la alarma si por una simple brisa se le altera el animo. Ay, no, no empieces! le digo en voz alta totalmente saturada. Y sí, obvio, un guapeton sentado en el cordon de la vereda levanta la mirada y verifica mi locura.
Y también tiene nombre, le aclaro.