viernes, 29 de junio de 2012

LA anécdota del año

Anoche a eso de las 2 de la mañana me despierto. Abro un ojo y entreveo a marido arrodillado en la cama, mirando por la venta. Se escuchan voces. Le pregunto qué pasa y me contesta que hay un chorro, que lo tienen rodeado y están viendo que no se les escape. Yo me imaginé, como ha pasado alguna vez, que vecinos escucharon a alguien mientras robaba y que lo salieron a detener y estaban esperando a la policía.
Pero no. Había seis móviles policiales, cada uno con su pareja de uniformados. Tocaron timbre, gonza salió y pidieron para pasar.
Resulta que el chorro trepó por cables exteriores del edificio lindero, hasta el cuarto piso, se metió por la ventana, fue escuchado por uno del segundo, quien llamó al 911, y el ladrón, acosado, se atrincheró en el departamento, previo intento de saltar a casa y escapar por la azotea.
Esto era justamente lo que querían verificar los policías que tocaban timbre, mientras sus compañeros ingresaban al edificio e intentaban capturar al ladrón, antes que terminara de destrozar el apartamento, que estaba sin gente y funciona como oficina, por lo que creemos que fue medio vendido todo el asunto.

Todo esto se da en un clima de nervios, de madrugada, con lo que implica que la policía entre a tu casa.
El siguiente diálogo fue casi exactamente así:
policía gordito: permiso, tenemos que verificar si hay acceso por la azotea
gonzalo: sí, adelante, pase
policía intenta subir, pero no puede
gonzalo le ofrece escalerita
policía, con dificultad trepa, saca el walkie talkie: atento, aquí xx cambio
otro policía: aquí zz, iniciamos operativo
varios policías se mueven, empiezan a ingresar al depto a detener al ladron
 policia gordito empieza a bajar de la escalerita, mete la mano en el bolsillo y le da una tarjeta a gonzalo: omar fletes, dice. tomá, por si necesitás en algún momento, porque soy policía, viste, pero hago esto también para sacar unos pesitos.

10 comentarios:

  1. No es una anécdota, es un cuento perfecto con un remate genial!

    ResponderEliminar
  2. me equivoqué, no era omar fletes...era emir fletes! mejor todavia! fue muy raro y gracioso todo.

    ResponderEliminar
  3. JUAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!! es para un corto!

    ResponderEliminar
  4. jajaja, tremendo. Y bueno, al menos no roba para vivir!

    ResponderEliminar
  5. ESTO ES URUGUAY CARAJOOO.. esto no pasa en otro lado.. jejejejejeje

    ResponderEliminar
  6. ja.ja.. que anecdota.. al empezar a leer el relato pintaba medio de miedo con eso del chorro dando vueltas por ahi.. pero el final de la historia es genial, de no creer! Me hizo reir!

    ResponderEliminar